miércoles, diciembre 8, 2021

Últimas noticias

Nuevas tendencias de planchado para hacer los hogares más eficientes energéticamente

“Poner los platos en el lavavajillas, sacarlos y guardarlos cuando están limpios, barrer y fregar la casa, quitar el polvo y la peor de todas: planchar”. Cada cual tiene sus preferencias pero parece claro que planchar es una de las tareas que menos gusta hacer. Y si a eso se le suma que los electrodomésticos de planchado son seguramente los que más energía consumen, estaba claro que debía aparecer un sistema que fuera más rápido y que consumiera menos energía. Todo parece indicar que ha llegado el momento de las planchas verticales y los maniquís de planchado que están teniendo enorme éxito de ventas.

Ventajas de las planchas verticales Uno de los baremos para saber si un electrodoméstico funciona, es ver como se vende en los supermercados Lidl. Esta cadena de supermercados se ha posicionado como uno de los puntos de venta de electrodomésticos más exitosos. Son como un banco de pruebas para lanzar nuevos productos. Cuando lanzaron el maniquí de planchado el pasado mes de septiembre, en pocas horas se esfumó de las estanterías.

Pero no solo en la popular cadena de supermercados alemana está funcionando muy bien. En Amazon, el marketplace por excelencia, también es un producto muy solicitado.

Según el especialista en planchado del portal tuplancha.com se está produciendo un claro cambio de tendencia en los hogares. De las planchas y centros de planchado tradicionales se está pasando a los maniquís de planchado y las planchas verticales. En su opinión, se debe principalmente a tres factores:

  • Ahorro de tiempo: su funcionamiento permite que en cinco minutos se tenga una camisa perfectamente planchada.
  • Ahorro energético: en comparación con una plancha normal, el consumo energético de cualquier tipo de plancha vertical es menor porque necesita menos tiempo para calentarse, menos energía para funcionar y el tiempo de planchado es menor que lo habitual. Con la subida del precio de la luz, está claro que estos electrodomésticos son un gran aliado para reducir el gasto energético de una casa.
  • Comodidad de uso: el sistema de planchado vertical no necesita de una tabla de planchar y no requiere mucho esfuerzo. Ya no se deberá sufrir por la espalda.

Un sistema de planchado fácil y cómodo de utilizarUna plancha vertical consta principalmente de un vaporizador, que es una especie de cepillo que lanza el vapor sobre la prenda. Lo mejor para aplicar el vapor es colocar la prenda en una percha para que quede bien extendida. Se trata de ir disparando el vapor y pasando el cepillo por todos los rincones, sobre todo los bordes de la ropa. Este proceso acaba con las pequeñas arrugas y se puede terminar en tres, cuatro minutos.

También se puede optar por un centro de planchado vertical, estos incluyen una barra y una percha para poder colgar las prendas. Además, disponen de pie con un depósito que contiene el agua y desde el que sale la manguera del cepillo vaporizador. Son los que se suelen utilizar en las tiendas de ropa para mantenerla perfectamente planchada.

Pero la plancha vertical definitiva ha hecho una evolución aún más sofisticada a través del maniquí de planchado. Igual que el centro de planchado, tiene una base robusta sobre la que se sustenta todo el maniquí, una barra extensible de aluminio que se puede regular en altura a conveniencia, y una percha.

La diferencia radica en que sobre esta percha se coloca una bolsa de nylon hasta la base, dejando la bolsa bien cerrada. Se debe poner la prenda mojada pero no empapada encima de la bolsa, bien extendida y, si es una camisa, con los botones abotonados. Al accionarla, el aire caliente saldrá y llenará la bolsa de nylon, la cual a través de unos pequeños orificios irá filtrando el vapor para que actúe sobre la prenda, logrando un mejor alisado de las arrugas. En cinco minutos una camisa de lino ya puede estar lista. También existen maniquís de planchado diseñados para pantalones, con la forma idónea para colocar las piernas.

Otro de los factores que hacen de estos sistemas de planchado un producto a tener en cuenta en el Black Friday o las próximas Navidades es sin duda su precio competitivo. Entre 60 y 65 Euros se pueden encontrar varios modelos que dejan la ropa lisa, aunque también se puede optar por los más caros si se quieren resultados profesionales.

Últimos artículos

No te lo pierdas